Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Frequently Asked Questions

Please select your question category

Search FAQs
View all frequently asked questions

Los niveles altos de glucosa en la sangre (también llamado azúcar en la sangre) pueden dañar muchos órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones. La enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos puede causar ataques al corazón o derrames cerebrales. Usted puede hacer mucho para prevenir o retrasar los problemas de la diabetes.

Antes de las comidas de 90 a 130
De 1 a 2 horas después de
haber empezado una comida
menor de 180

Hable con su profesional médico para que le indique cuáles son los niveles de glucosa en la sangre que usted debe tener y anótelos aquí.

Mis niveles deseados de glucosa en la sangre

Antes de las comidas de ____ a ____
De 1 a 2 horas después de
haber empezado una comida
menor de ____

Hable con su profesional médico sobre cuándo necesita medirse los niveles usando un medidor de glucosa en la sangre. Se hará las pruebas usted mismo. Su profesional médico le puede mostrar cómo usar el medidor.

Cuando se mida los niveles de glucosa en la sangre, anótelos en la hoja de registro para la diabetes. Puede hacer copias de esta hoja o pedir a su profesional médico que le dé un cuaderno para anotar sus niveles de glucosa en la sangre. Las anotaciones que haga en la hoja de registro les ayudarán tanto a usted como a su profesional médico a elaborar un plan para controlar la glucosa en la sangre. Lleve su cuaderno a todas las consultas con su médico para que pueda hablar sobre cómo lograr sus niveles deseados de glucosa en la sangre.

El resultado deseado es menor de 7 por ciento. Si el resultado de la prueba A1C es menor de 7 por ciento, su nivel de glucosa en la sangre está dentro de los límites deseados y su plan de tratamiento de la diabetes está dando resultado. Cuanto más bajo sea el resultado de la prueba, menor será la probabilidad de que tenga problemas de salud.

Si el resultado de la prueba es mayor de 8 por ciento, es posible que necesite hacer cambios en su plan de tratamiento. El equipo de profesionales médicos puede ayudarle a determinar qué debe cambiar. Es posible que tenga que cambiar su plan de comidas, los medicamentos que toma para la diabetes o su programa de actividad física.

¿Qué significa el resultado de la prueba A1C?

Mi resultado
de A1C
Mi nivel promedio de
glucosa en la sangre
6% 135
7% 170
8% 205
9% 240
10% 275
11% 310
12% 345

Pida que un profesional médico le haga una prueba para revisar su nivel de grasa en la sangre por lo menos una vez al año. Un plan de comidas, la actividad física y los medicamentos le pueden ayudar a llegar a sus niveles deseados de colesterol:

Niveles deseados de grasa en la sangre para las personas con diabetes

Colesterol total menor de 200
Colesterol LDL menor de 100
Colesterol HDL mayor de 40 (hombres)
mayor de 50 (mujeres)
Triglicéridos menor de 150

Cuando comemos, los alimentos (especialmente carbohidratos y frutas) se convierten en glucosa. Todas las células del cuerpo necesitan glucosa para vivir, pero la glucosa no puede penetrar en las células sin la intervencción de la insulina. La insulina se produce en las células Beta, que están ubicadas en el extremo del páncreas.

Por ejemplo, cuando comemos un pedazo de pan, una vez digerido se convierte en glucosa. La glucosa circula a través de la corriente sanguínea para alimentar a cada célula del cuerpo. La presencia de glucosa estimula las células Beta del páncreas para liberar insulina. La insulina llega hasta cada célula y actúa como una llave en sus receptores, con el fin de abrir sus puertas y dejar a la glucosa entrar . Si no hay insulina o los receptores de las células no funcionan, la glucosa no puede penetrar en las células, y la persona afectada sufrirá de carencias de nutrientes.

Lleve un registro diario de los resultados de las pruebas de glucosa en la sangre. (Haga copias de la hoja de registro diario para la diabetes que se encuentra en este librito.) Esta información le ayudará a saber si está logrando sus niveles deseados de glucosa en la sangre.

Si la mayor parte del tiempo mantiene un buen control de los niveles de glucosa en la sangre, colesterol y presión arterial, puede prevenir o retrasar los problemas causados por la diabetes.

Lo que debe hacer diariamente para controlar la diabetes

Tazón de fruta Siga el plan de comidas saludables que elaboraron usted y su médico o dietista.
Persona caminando Realice actividad física durante 30 minutos casi todos los días. Pregunte a su médico qué actividades son las mejores para usted.
Botella de medicina Tome sus medicamentos según las indicaciones.
Glucómetro (mecanismo que mide la glucosa en la sangre) Mídase los niveles de glucosa en la sangre todos los días. Cada vez que lo haga, anote el resultado en la hoja de registro.
Examinando el pie Revísese los pies diariamente para ver si hay cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón, enrojecimiento o si tiene las uñas doloridas.
Cepillo y hilo dental Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días.
Una persona chequeando su presión arterial Controle su presión arterial y colesterol.
No fumar No fume.
Los resultados de estas pruebas le ayudarán a prevenir ataques al corazón y derrames cerebrales.
Pruebas de función renal Hágase una prueba de orina una vez al año para ver si contiene proteína. Al menos una vez al año hágase una prueba de sangre para medir la creatinina. Los resultados le indicarán qué tan bien están funcionando sus riñones.
Examen de los ojos con dilatación de las pupilas Consulte a un oculista una vez al año para hacerse un examen completo de los ojos.
Examen dental Acuda al dentista dos veces al año para que le haga una limpieza dental y un chequeo.
Examen de los pies Pida que su profesional médico le revise los pies para comprobar que los nervios y la circulación de la sangre estén bien.
Vacuna contra la gripe Debe vacunarse una vez al año contra la gripe (la influenza o flu).
Vacuna contra la neumonía Póngasela. Si tiene más de 64 años de edad y hace más de 5 años que se la pusieron, pida que se la pongan otra vez.

Existen también las mordidas abiertas en la cual tanto los incisivos superiores como inferiores además de no coincidir dejan un espacio notorio entre los dientes.

Pero no solo son problemas de oclusión o de mordida, existen dientes que no han tenido espacio para colocarse en su lugar y quedan por decir así “atrapados” en el interior del hueso, eso ocurre generalmente en los caninos superiores.

Los padres pueden detectar esta anomalía al contar los dientes y ver si alguno falta. En los niños existen veinte dientes de leche los cuales son partiendo del centro del labio incisivos centrales, laterales, caninos, molares en numero de dos. Todos ellos cambian con el correspondiente diente por decir así un central será cambiado por otro central, un lateral por un lateral y un canino por otro, pero en lugar de los molares nacerán los premolares y detrás de los molares de leche a la edad de seis años o poco mas nacerán los primeros molares definitivos que “ya no cambiaran” por ningún otro diente. Esto es digno de tomarse muy en cuenta pues los padres no los cuidan mucho pensando que cambiarán por otros y no es así.

Solamente un ortodoncista titulado podrá determinar el tipo de tratamiento a seguir basándose en instrumentos de diagnóstico (historia médica y dental, examen clínico, modelos, rayos X, fotografías y otros) realizará una propuesta de tratamiento que sea adecuada para su caso.

Otra de las causas de anomalías de ortodoncia son los malos hábitos, lastimosamente causados por las mismas madres que con el afán de calmar a sus bebés les dan chupetes, o hasta muy pasado el tiempo en que ya se alimentan con alimentos sólidos les siguen dando biberones, o no corrigen a tiempo la succión de dedo, causando lo que se llama “deglución atípica” y empuje lingual que consiste en que al tragar o deglutir la saliva o bolo alimenticio el niño acostumbrado al biberón o chupón tiende a empujar hacia delante los alimentos y con el constante mal hábito empuja los dientes superiores hacia adelante provocando una anomalía clase II.

Para poder comprender donde empiezan los problemas ortodóncicos y como funciona el tratamiento, observemos primero dentro de nuestra boca.

Los humanos poseemos dos tipos de dentición una llamada temporal o decidua que la conforman los “dientes de leche “. Son 20 dientes en total ellos resguardan el espacio necesario para que en la medida que crecemos puedan reemplazarlos los dientes permanentes que son 32 dientes en total y que comienzan a salir aproximadamente a los 6 años de edad.

Para poder masticar bien los dientes deben engranar bien los de arriba con los de abajo.

El maxilar y los dientes superiores son normalmente más grandes que la mandíbula y los dientes inferiores, de esta manera al cerrar la boca el maxilar superior cubre ligeramente al inferior y los dientes engranan unos con otros. Pero si los dientes están cruzados, apiñados o separados o si los maxilares no se alinean los dientes no engranan y pueden hasta chocar unos con otros. Estas malas posiciones pueden ser corregidas mediante la ortodoncia.

Llos dientes en realidad tienen vitalidad, de la misma manera que los dedos, orejas, brazos o piernas. Externamente un diente tiene una corona que es la parte que vemos al sonreír y una raíz que esta por dentro de la encía y hueso, la corona está cubierta por un material muy duro llamado esmalte dental, pero que puede cariarse si uno no cepilla bien sus dientes con regularidad, por debajo de la corona están el cuello y la raíz, el cuello en algunas ocasiones puede descubrirse ligeramente y producir sensibilidad a los cambios de temperatura y otros agentes, esto se puede presentar con más frecuencia en los apiñamientos severos. Internamente el diente tiene una vena, una arteria y un nervio, que los nutren y les dan vida, además el diente está sujeto al hueso por una membrana llamada membrana periodontal, la cual tiene millones de pequeñas fibras que además de sostener al diente en su posición están acompañados de pequeños vasos capilares que ayudan a nutrir al diente. Una pequeña vena y una arteria nutren al diente, para juntamente al nervio mantenerlo vivo.


I) Enfermedades difusas del tejido conectivo (Conectivopatías)

* Artritis reumatoide y Síndrome de Felty
* Artritis crónica juvenil - Enfermedad de Still del adulto
* Lupus eritematoso
* Esclerodermia
* Fascitis difusa con/sin eosinofilia
* Polimiositis
* Vasculitis necrosante y variantes de vasculopatías
* Síndrome de Sjögren
* Síndrome de solapamiento
* Otras: Polimialgia reumática, Eritema nodoso, etc.

II) Artritis asociada a espondilitis (espondiloartritis)


* Espondilitis anquilosante
* Síndrome de Reiter
* Artritis psoriásica (Artropatía psoriásica)
* Artritis reactiva y Síndrome de Reiter
* Artritis asociada a enfermedades inflamatorias del intestino
* Otras: Síndrome SAPHO, Uveítis anterior aguda; Espondiloartropatía indiferenciada

III) Artrosis (enfermedad degenerativa articular)= Osteoartritis, Sindrome artrósico


* Primaria (idiopática):
o localizada: Nódulos de Heberden; Nódulos de Bouchard; Rizartrosis del pulgar; Gonartrosis; Coxartrosis; otras.
o generalizada.
* Secundaria (a otros procesos patológicos): Postraumática; Congénita; Localizada o Generalizada.
* Espondiloartrosis: Discartrosis; Artrosis interapofisaria; Uncartrosis.

IV) Síndromes reumáticos asociados a agentes infecciosos

* Por mecanismo directo
* Reactivos

V) Enfermedades metabólicas/endocrinas asociadas a reumatismos


* Enfermedades microcristalinas: gota, condrocalcinosis, periartritis calcificante, etc.
* Otras anomalías bioquímicas: amiloidosis, hemofilia, etc.
* Trastornos hereditarios: fiebre mediterránea familiar, etc.

VI) Neoplasias

* Primarias
* Secundarias: síndrome paraneoplásico, metástasis, etc.

VII) Trastornos neurovasculares

* Articulación de Charcot
* Síndromes compresivos
* Distrofia simpática refleja
* Eritromelalgia
* Síndrome de Raynaud

VIII) Alteraciones óseas y cartilaginosas

* Osteoporosis
* Osteomalacia
* Osteoartropatía hipertrófica
* Hiperostosis anquilosante
* Enfermedad de Paget
* Osteólisis / Condrólisis
* Costocondritis (Tietze)
* Osteitis consdensans ilii
* Displasia congénita de cadera
* Condromalacia rotuliana
* Anomalías anatómicas o biomecánicas

IX) Trastornos extraarticulares

* Lesiones yuxtaarticulares: bursitis, tendinitis, entesopatías, quistes, etc.
* Alteraciones del disco intervertebral
* Lumbalgia idiopática
* Síndromes dolorosos misceláneos: fibromialgia, reumatismo psicógeno, cervicalgia, etc.

X) Miscelánea con manifestaciones articulares


* Reumatismo palindrómico
* Hidrartrosis intermitente
* Reumatismos relacionados con fármacos (excluyendo lupus)
* Reticulohistiocitosis multicéntrica
* Sinovitis vellosonodular pigmentada
* Sarcoidosis
* Déficit de vitamina C (Escorbuto)
* Enfermedad pancreática
* Hepatitis crónica activa
* Traumatismo músculoesquelético

Enfermedades del tejido conjuntivo

Enfermedades del colágeno, conectivopatías o enfermedades sistémicas autoinmunitarias.

* Lupus eritematoso sistémico
* Esclerodermia(Esclerosis sistémica)
* Síndrome de Sjögren
* Enfermedad mixta del tejido conjuntivo y Síndromes de solapamiento: Enfermedad indiferenciada del tejido conjuntivo; Síndrome similar al lupus (lupus-like) o lupus probable; Sindromes asociados al antígeno Jo-1.
* Síndrome antifosfolipídico
* Vasculitis: Poliarteritis nodosa;

Arteritis temporal; Arteritis de Takayasu; Arteritis cerebral primaria; Arteritis de Kawasaki; Granulomatosis de Wegener; Síndrome de Churg-Strauss; Púrpura de Schönlein-Henoch; Púrpura crioglobulinémica; Poliangitis microscópica; Vasculitis leucocitaria cutánea; Vasculitis por hipersensibilidad; Enfermedad de Buerger; Síndrome de Behçet; Enfermedad de Kawasaki; Vasculitis primaria del sistema nervioso central.

* Granuloma de la línea media
* Paniculitis y otros trastornos de la grasa cutánea (lipodistrofias).
* Policondritis recidivante
* Fibrosis de tipo idiopático o Fibrosis sistémicas
* Sarcoidosis
* Amiloidosis

   

De manera más práctica podría afirmarse que la atopía es la presencia de por lo menos una prueba cutánea de alergia positiva (o en su defecto un nivel elevado de IgE específica) a un alergeno común del medio ambiente.

Sin embargo resulta paradójico que,

1) por un lado, las formas no-atópicas de estas enfermedades también suelen agruparse familiarmente y por otro

2) la presencia de IgE especifica en otras condiciones como la alergia a himenópteros, las parasitosis o ciertas inmunodeficiencias no constituye necesariamente una expresión de atopía.

Sin embargo algunos sostienen que la IgE se encuentra implicada en casi todos los tipos de asma, incluyendo aquellos con pruebas repetidamente negativas (producción local sin expresión sanguínea).

La atopía es una condición, no una enfermedad

Aun así la atopía debiera ser entendida como una condición y no como una enfermedad. Un estado que predispone a quien lo presenta a responder con linfocitos TH2 ante determinados antígenos.

2H2

Prevalencia de atopía y relación con el asma

La prevalencia de atopía ha sido estimada en un 30 a 50 % de la población de los países desarrollados

A pesar de su alta prevalencia y de constituir uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de  asma (especialmente en niños y adultos jóvenes),  sólo un 10 % de los atópicos se vuelven asmáticos.

Sólo al evaluar la intensidad de la atopía (la cantidad de pruebas cutáneas positivas a diversos alergenos o el volumen sumado de todas las pápulas) es cuando la correlación con el desarrollo de asma e HRB pareciera ser más lineal.

Algunos estudios han sugerido que un 50 % de los casos de asma se relacionan con atopía, mientras que otros  le atribuyen a esta condición un rol aun más relevante y sostienen que más de un 80 % de los casos de asma infantil y hasta un 60 % de los pacientes adultos presentan evidencia de atopía

La capacidad de montar respuestas intensas con IgE es un importante factor de riesgo de asma y contribuye a los síntomas episódicos de muchos pacientes

 

El momento en que ocurre la sensibilización a los alergenos parece ser de suma importancia:

Aquella que sucede antes de los 6-8 años,  se asocia de un modo más contundente con el desarrollo de asma, no así la que se manifiesta en la adolescencia o la edad adulta.. 

El asma crónica que se desarrolla entre la edad escolar y la adolescencia suele asociarse con pruebas cutáneas positivas a aeroalergenos, con IgE elevada o con ambas. Pero el mecanismo causal no pareciera asociarse con un alergeno particular o especial sino con una alteración en la regulación de las respuestas a los alergenos, con el potencial de reaccionar con IgE como anticuerpo.

Debe destacarse que en los adultos el asma  puede acontecer en ausencia de atopía, especialmente en aquellos que manifiestan formas  más severas y crónicas o se asocian a agentes ocupacionales.

Todo esto ha conducido a algunos investigadores a sugerir que la atopía es un fenómeno paralelo más que secuencial en el desarrollo del asma y que es responsable también de promover una respuesta anómala de los tejidos. Se han realizado análisis comparativos entre poblaciones diferentes o entre subgrupos de las mismas, a lo largo de periodos de tiempo, y no ha podido demostrarse la existencia de una asociación lineal estricta entre la prevalencia del asma y la prevalencia de la atopía. La existencia de mecanismos paralelos posibilita explicar mejor la naturaleza variable de esta enfermedad.

·          Un estudio australiano ha demostrado que la prevalencia del asma se incrementaba pese a que la atopía no lo hacía en forma simultánea.

·         En África, varios trabajos han demostrado una menor prevalencia de asma,  de asma inducida por ejercicio y de rinoconjuntivitis,  pese a  que un enorme número de personas presentaba niveles muy elevados de IgE. Paradójicamente los niveles de IgE resultaban superiores entre los no-asmáticos. Para explicar esta discordancia se recurrió a  la “hipótesis parasitaria”, que sostiene que la ocupación de la mayoría de los receptores de IgE por IgE específica a parásitos, impedía la ubicación en los receptores de la IgE específica para alergenos, y explicaría, biológicamente, la reducción en la incidencia de estas enfermedades. Sin embargo otros estudios han demostrado exactamente lo contrario, que las parasitosis incrementan el riesgo de enfermedades asociadas a atopía, por activar y mantener aceitada la maquinaria inmunológica mediada por IgE.